viernes, 26 de diciembre de 2014

LA IGLESIA CATÓLICA DE LUTO MÉXICANOS QUIEREN PAZ Y TRANQUILIDAD

Alfonso   COX  TUN

TICUL, YUCATÁN A 26 DE DICIEMBRE.- La iglesia católica está de luto con el asesinato del sacerdote, Gregorio López Gorostieta quien fue maestro del seminario de la diócesis de la Ciudad  Altamirano, de Tierra Caliente del Estado de Guerrero, en plena Navidad ¡Ya Basta! un freno a la delincuencia y al vandalismo.
Feligreses católicos Yucatecos, sintieron “Cubetazo de agua fría” al enterarse del asesinato del maestro del seminario de la diócesis, secuestrado desde la noche del 21 de diciembre y ayer fue localizado muerto, esto conmovió a miles de católicos Yucatecos, a la Península de Yucatán incluso México y todo el mundo.



La delincuencia ya llegó a la Iglesia Católica ¡Ya Basta, Hasta  Aquí! El crimen no combate más crímenes hay que  ponerle un freno a la delincuencia, los mexicanos quieren Paz y Tranquilidad ya que en pleno Navidad se vive con más crímenes.
El obispo Maximino Martínez Miranda hizo un llamado a que pare la violencia en Tierra Caliente exclamó “nó existe ningún problema con los sacerdotes, pese a los acontecimientos en los últimos años y nosotros solamente nos dedicamos a servirle a la comunidad y a Dios”, predicar el evangelio. Pide  que los asesinos sean perdonados porque no saben lo que hacen.
El obispo recordó que el mes de  septiembre  el  sacerdote, Ascencio Acuña Osorio, en San Miguel Totolapan, fue asesinado con una bala, que aún se mantiene el duelo por el homicidio y fue echado al río Balsas, asimismo  en Febrero el sacerdote, José Julián que venía  de oficiar una misa de la sierra de Ajuchitlán fue atacado a balazos, el secretario Nicolás Carrillo Vargas de 24 años de edad recibió un impacto de lado derecho que le atravesó el brazo, y le incrustó  en un pulmón posteriormente murió.
En 2009 fueron asesinados el sacerdote Habacuc Hernández cuando viajaba con dos seminaristas Eduardo Oregón Benítez y Silvestre González que aparecieron muertos a balazos; el Episcopado condenó  ”la violencia que está azotando a nuestro país”.
Obispo, presbíteros y Pueblo de Dios, nos manifestamos para demandar JUSTICIA y PAZ ¡¡ Basta Ya!!. Es el grito de todos los Obispos de México y de esta Diócesis ¡¡Basta Ya!! De los que provocan iniquidad, injusticia, corrupción, impunidad, de complicidad y de indiferencia, que lo único que han hecho generar violencia, temor y desesperación, esas  fueron las palabras de Obispo y  pancartas en mano por una marcha realizada en la Ciudad Altamirano Guerrero.

Ya México  vive con temor porque se ha sembrado el pánico ya que la delincuencia ha rebasado a  las autoridades ¡Ya Basta! se necesita un “Freno, Hasta aquí, no más tolerancia al vandalismo”. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada